Bienvenidos!

ALBERTO MENDOZA MD MSc
Médico Infectólogo Tropicalista
C.M.P. 34885 R.N.E. 23379

CONSULTAS MEDICAS:
Correo electrónico: mendozalberto@outlook.com,

Consultas en Inppares (https://inppares.org/), sede Jesús María

Viernes 16:00 - 20:00 horas

Citas con infectología al: 01-480-1626

domingo, 13 de octubre de 2013

Patogenia de la tuberculosis latente y activa


Esta es una figura muy interesante tomada de la ultima revisión de Zumla y colaboradores publicada en la revista New England of Medicine, que amerita mayor difusión.

Se resume muy bien el riesgo de desarrollar tuberculosis en personas nunca expuestas y personas con infección o TB latente o personas que ya han padecido TB activa.

Del 100% de personas infectadas, el 5% harán la enfermedad como una progresión primaria, es decir que no hacen infección latente, sino se infectan y hacen la enfermedad en un solo paso. Los factores de riesgo para esto son: la infección por el VIH, malnutrición, diabetes, otras inmunosupresiones, etc.

Del otro 95% de personas infectadas, un 5% harán la enfermedad activa, una proporción desconocida eliminarán la infección, (Esto no se ha estudiado suficientemente).

Comparado con una persona no expuesta previamente y con tuberculina negativa, el tener una infección latente (tuberculina positiva) es un factor que reduce el riesgo a desarrollar la forma activa, a (1.0 vs 0.25, respectivamente). Es decir, si tienes un PPD positivo (más de 10 mm de induración) al exponerte a nuevas fuentes de contagio, tienes menos chance de hacer la enfermedad activa que una persona con PPD negativo. La vacuna BCG, que se coloca, en el nacimiento, también reduce el riesgo de padecer TB activa.

En cambio las personas que ya han tenido la enfermedad activa, tiene 3 a 5 veces mayor riesgo de hacer nuevamente la enfermedad activa al exponerse a una nueva fuente de contagio (reinfección exógena) que una persona sin exposición previa.

En conclusión las personas vacunadas con BCG (sobre todo niños menores de 2 años) y con PPD positivo tienen menor riesgo de desarrollar TB activa. En cambio las personas que ya han tenido TB, tienen entre 3 a 5 veces más riesgo de tener otro episodio de TB.
Por lo que si un trabajador de salud ya ha padecido TB activa, debe maximizar su protección y evitar atender pacientes con TB. En cambio las personas con PPD positivo están protegidas para desarrollar TB activa.
Los trabajadores de salud deben hacerse la prueba de PPD cada 6 a 12 meses, y cuando se detecte que han convertido el PPD a positivo deben tomar isoniacida 300 mg por seis meses.

Si se tiene el PPD positivo, ya no se debe repetir este examen.

Alberto

Seguidores