Bienvenidos!

ALBERTO MENDOZA MD MSc
Médico Infectólogo Tropicalista
C.M.P. 34885 R.N.E. 23379

CONSULTAS MEDICAS:
Correo electrónico: mendozalberto@outlook.com,

Consultas en Inppares (https://inppares.org/), sede Jesús María

Viernes 16:00 - 20:00 horas

Citas con infectología al: 01-480-1626

sábado, 30 de abril de 2016

El MINSA y ESSALUD deben vacunar para prevenir la influenza a personas con tuberculosis, con secuelas por tuberculosis y personas viviendo con el VIH

La influenza es una enfermedad infecto-contagiosa producida por los virus de la influenza de tipos A, B y C. Los tipos A y B producen epidemias, por lo que se disponen de vacunas; en cambio, el tipo C produce cuadros leves y no se contagia fácilmente entre las personas y no se ha incorporado a las vacunas que se disponen.

Desde el 20 de abril de 2016 el Ministerio de Salud ha dispuesto la vacunación gratuita para prevenir la influenza, priorizando las siguientes poblaciones:
- niños entre 7 y 23 meses
- personas de 65 a más años
- personal de salud
- embarazadas, a partir del cuarto mes de gestación
- población entre 2 y 64 años con enfermedades crónicas: obesidad mórbida (índice de masa corporal >40), diabetes, hipertensión arterial, asma, enfermedades crónicas del corazón, riñón, hígado entre otras.

Esta medida nos parece apropiada; sin embargo, queremos pedir al MINSA y a ESSALUD que dentro de las poblaciones priorizadas para la vacunación contra la influenza estacional se mencionen expresamente a:

- personas afectadas con tuberculosis pulmonar sensible o resistente (MDR, XDR o resistente a isoniacida)
- personas con secuela post tuberculosis pulmonar (pulmón secuelar, es decir, con bronquiectasias, fibrosis, o bulas producidas por la tuberculosis)
- personas con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Con respecto a las personas con VIH, se debe tener cuidado sobre el estado de inmunodeficiencia de la persona. Si se tiene un recuento de linfocitos T CD4 mayor a 200 células y/o se está en tratamiento antiretroviral (TARGA) se DEBE vacunar con la vacuna inactiva para la influenza (por vía intramuscular, la que dispone el MINSA). En cambio las personas con recuento de células CD4 menor de 200 pueden tener una débil respuesta a la vacuna, por lo que se prefiere usar profilaxis con medicamentos antivirales como oseltamivir (Tamiflú) cuando se determine alto riesgo de contagio.

Las personas con TB pulmonar, por el compromiso crónico del parénquima, pueden desencadenar cuadro serios de influenza (neumonía) que requieren hospitalización y que comprometen la vida de estas personas. Lo mismo ocurre en las personas con secuelas post TB pulmonar, en quienes la reserva de tejido pulmonar funcionante está reducida y cualquier afección aguda puede tener un desenlace muy desfavorable. En estas personas con pulmón secuelar también debe vacunarse para prevenir la neumonía por el neumococo (vacuna 23 valente).

La vacuna para la influenza en personas con TB pulmonar activa debe ser durante el tratamiento de esta enfermedad, pero las personas con secuela debe ser cada año a lo largo de su vida.

No debemos olvidar que la TB es la enfermedad pulmonar crónica más prevalente en el mundo y la que produce más muertes entre todas las enfermedades infecciosas. El Perú ocupa el segundo lugar en América en cuanto al número de casos de TB, después de Brasil, y el 80 a 90% se encuentra en las principales ciudades del país, donde es más accesible la vacunación para la influenza.

Por favor difundir,

Alberto Mendoza-Ticona
Medico - Infectólogo
CMP 34885  RNE 23379

Seguidores