Bienvenidos!

ALBERTO MENDOZA MD MSc
Médico Infectólogo Tropicalista
C.M.P. 34885 R.N.E. 23379

CONSULTAS MEDICAS:
Correo electrónico: mendozalberto@outlook.com

martes, 30 de agosto de 2016

Tuberculosis mamaria versus mastitis granulomatosa idiopática


En el último mes he atendido en la clínica a tres pacientes que fueron derivadas de ginecología para estudiar posible tuberculosis de mama. Al final de un diagnóstico muy laborioso, descartamos tuberculosis y el diagnóstico fue mastitis granulomatosa idiopática (idiopático = sin causa aparente). Comparto algo de esta enfermedad que muchas veces es tratada como tuberculosis de mama sin serlo.

La mastitis granulomatosa idiopática (MGI) es una enfermedad crónica e inflamatoria de la mama. No es infrecuente en nuestro medio. Generalmente afecta una sola mama, pero se han reportado casos de ambas mamas. Inicia con dolor y tumores en la mama lentamente progresivos, sin síntomas generales como fiebre. Estos tumores suelen ubicarse por fuera de la areola mamaria. Posteriormente, los tumores (nódulos) subcutáneos (por debajo de la piel) se tornan rojos, luego violáceos, con mayor dolor y fistulizan (hacer un conducto a la piel) por donde sale material purulento (pus). Puede haber uno o más nódulos en la misma mama. Es típico que una vez sometida a cirugía o a una aspiración con aguja fina, la herida de la operación o de la punción, continúe supurando por varias semanas. La ecografía evidencia los nódulos subcutáneso, acumulaciones de pus y más fístulas.

Es importante el diagnóstico diferencial con cáncer de mama y la tuberculosis mamaria. Para ello es importante el estudio histopatológico (biopsia y estudio bajo microscopio) del material extraído por una cirugía o por una biopsia con aguja. La histopatología debe mostrar lesiones de mastitis necrotizante de tipo granulomatoso (similar a lo que produce la tuberculosis). En esta prueba es importante el descarte de tuberculosis, por lo que se debe realizar la coloración de Ziehl Neelsen, para identificar a los bacilos tuberculosos (técnica no muy sensible) y pruebas para identificar ADN de la bacteria tuberculosa (PCR para tuberculosis) en las biopsias. Además se debe descartar otras enfermedades granulomatosas, más raras, como otras infecciones por hongos. El cáncer de mama es fácil de descartar por el estudio histopatológico.

El tratamiento también es complejo. Se ha reportado el beneficio de la exéresis total (extirpación de las lesiones por cirugía), y el uso de corticoides por un tiempo prolongado, definido según evolución del caso. Algunos autores añaden metotrexate, un medicamento que suprime la respuesta inmunológica de las personas.


Se debe notar que la MGI es una afección benigna (a pesar de su apariencia, muchas veces muy severa); es decir, no es un cáncer ni tampoco se convierte en cáncer ni en tuberculosis. El problema es que puede recidivar hasta en una 30% de las veces, pero la respuesta al tratamiento médico, suele ser suficiente para controlar la recidiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores